El Conflicto en Yemen: Una salida política que se desdibuja con la actuación del gobierno Trump.

Actualizado: 25 de sep de 2019


El análisis del actual conflicto en la República de Yemen, debe realizarse bajo un lente con un amplio espectro. Pues no se reduce a la definición de un conflicto en blanco y negro (Sunní/Chií), si no por el contrario, de un conflicto con múltiples aristas y en las cuales confluyen los intereses políticos, culturales y religiosos internos de la nación, pero también los intereses externos hegemónicos, que lo enmarcan también como un conflicto derivado de la Guerra Fría de Oriente próximo entre el Reino de Arabia Saudita y la República Islámica de Irán. Pero el análisis del conflicto civil en Yemen no puede reducirse a sólo eso.

Las actuaciones de las potencias occidentales amigas de Arabia Saudita (Estados Unidos de Norteamérica, Francia y Reino Unido) que suministran armamento militar, apoyo logístico e inteligencia, complican aún más la situación en Yemen, llevándolo a perder la ilusión de una solución política a su conflicto en el corto plazo.

Las medidas de bloqueo impuestas por Arabia Saudita, bajo la mirada indolente de Naciones Unidas, llevan al país a una crisis humanitaria sin salida, que terminará posiblemente con su extinción, ante el silencio de los medios de comunicación occidentales y los organismos internacionales y regionales.

Lo que enseña el conflicto en Yemen, es que las revoluciones internas en la búsqueda de mejores modelos económicos opuestos al neoliberalismo, son aprovechados por las potencias para extender sus tentáculos en naciones donde se registren intereses territoriales y económicos a su favor, aprovechando el surgimiento de un conflicto civil impulsando a la inestabilidad de los gobiernos.

La posición geoestratégica de la República de Yemen, la enmarca en un punto de confrontación para la dominación del mar de Arabia en el océano índigo, el Golfo de Adén y el mar Rojo, donde diariamente transita millonarios cargamentos de petróleo y de mercancías del comercio internacional que dominan las grandes potencias.

Todo parece indicar que lo que sucede en Yemen, es que se busca posiblemente su anexo territorial a Arabia Saudita, para acceder de manera directa al Océano Índigo. Interés en el que lo acompaña el gobierno norteamericano, para lograr sus objetivos de dominación comercial en Oriente Próximo, en directo desafío a Irán y consecuencialmente, buscar la erradicación de los Hutíes, única corriente liberal del Islam.

ABSTRACT:

The analysis of the current conflict in the Republic of Yemen should be conducted under a lens with a broad spectrum. Well it is not reduced to the definition of a conflict in black and white (Sunní / Chií), if not on the contrary, of a conflict with multiple edges and in which the internal political, cultural and religious interests of the nation converge, but also the hegemonic external interests, which also frame it as a derived conflict of the Cold War of the Near East between the Kingdom of Saudi Arabia and the Islamic Republic of Iran. But the analysis of the civil conflict in Yemen can not be reduced to just that.

The actions of the Western powers friendly to Saudi Arabia (the United States of America, France and the United Kingdom) that supply military weapons, logistical support and intelligence, further complicate the situation in Yemen, leading it to lose the illusion of a political solution to its conflict in the short term.

The blocking measures imposed by Saudi Arabia, under the indolent gaze of the United Nations, leads the country to a humanitarian crisis with no way out that will possibly end with its extinction, given the silence of the Western media and international and regional organizations.

What the conflict in Yemen teaches is that internal revolutions in the search for better economic models opposed to neoliberalism, are used by the powers to extend their tentacles in nations where regional and economic interests are registered in their favor, taking advantage of the emergence of a civil conflict driving the instability of governments.

The geostrategic position of the Republic of Yemen, frames it in a point of confrontation for the domination of the Arabian Sea in the indigo ocean, the Gulf of Aden and the Red Sea, where daily transits millionaires shipments of oil and goods of international trade that dominate the great powers.

Everything seems to indicate that what happens in Yemen, is that it is possible to look for its territorial annex to Saudi Arabia, to directly access the Indian Ocean. Interest in which the American government accompanies it, to achieve its objectives of commercial domination in the Middle East, in direct challenge to Iran and consequently, to seek the eradication of the Houthis, the only liberal current of Islam.

INTRODUCCIÓN

En su discurso de posesión como el presidente 45 de los Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump se enviste como el faro de luz que guiará al mundo, anunciando reforzar las antiguas alianzas con países amigos (Arabia Saudita e Israel), con el único objeto de unir al ̈mundo civilizado contra el terrorismo islámico radical ̈ (Times, 2017) del cual, pronosticó su erradicación por completo de la faz de la tierra.

En cumplimiento de su escalofriante anunció, a la semana siguiente, Trump da vía libre a la primera operación militar de tropas especiales norteamericanas contra presuntos objetivos de Al Qaeda, la que con drones y helicópteros Apache bombardearon la ciudad de Yakla en el centro de Yemen (Expansión, 2017).

El ataque fue escasamente reseñado por los principales periódicos del mundo, del mundo occidental, pensando posiblemente que el ataque correspondería a una continuación del programa de drones (Gomez Isa) implementado por el gobierno de Barack Obama ya que los presuntos objetivos de Al Qaeda alcanzados por la primera operación militar de Trump, se dirigieron contra una escuela, una mezquita y un dispensario, esto es, contra la población civil.

Llama la atención sobre las razones por las cuales Trump se estrena en su actuación bélica en el Sistema Internacional, atacando a objetivos civiles ubicados en la Republica del Yemen, uno de los países más pobres del mundo, donde según datos del Fondo de la Naciones Unidas para la infancia (UNICEF-) programa de las Naciones Unidas ONU, en Yemen el conflicto ha asesinado, herido y reclutado a miles de niños que en la actualidad afrontan una grave crisis humanitaria, con amenaza de hambruna y de la que los medios de comunicación occidentales, poco o nada se ocupan.

El territorio que ocupa en la actualidad Yemen en la península arábiga, se ha caracterizado por su permanente conflicto político y religioso a lo largo de su historia, por cuanto alberga un reino judío (himyarita) y una población cristiana que más tarde pasa a formar parte del imperio sasánida (segundo imperio persa) antes de la adopción del islam como religión oficial.

Tras la sucesión de una serie de dinastías musulmanas, el territorio de Yemen sufre a inicios del siglo XX una división que se prolongó hasta 1990. La zona norte era controlada por el Imperio Otomano y se consolido como el Reino Mutawakkilita de Yemen para el momento de su independencia, conformando la República Árabe Yemaní en 1962.

La zona sur, fue un protectorado británico hasta el momento de su unión con el norte para la conformación de la actual República de Yemen, la cual, nace el 22 de Mayo de 1990 como el único estado republicano de la península arábiga, mediante la unión de la República árabe de Yemen (Yemen del Norte) y la república Popular de Yemen (Yemen del Sur) ésta, la única república marxista del mundo árabe. Sanaá la capital de Yemen del Norte pasó a ser la nueva capital del Yemen unificado, mientras que Adén, la capital del Yemen del Sur, pasó a ser la capital económica de la nueva república.

El hecho que Yemen sea una república prácticamente nueva, hace que carezca de un sentimiento de unidad nacional entre su población. Las marcadas diferencias políticas y religiosas existentes entre la población del norte y del sur, hace que se mantenga un sentimiento cesionista, con tendencia a la fragilidad, y por tanto, el caldo de cultivo perfecto para la generación de movimientos revolucionarios permanentes.

Podría decirse que el conflicto civil reciente, tiene como origen el movimiento insurgente que los Hutíes iniciaron en 2004, logrando desestabilizar toda la estructura gubernamental en Yemen. Los hutíes son un movimiento chiita – Zaydíes que se ha logrado expandir a zonas fronterizas con Arabia Saudita volviendo el conflicto internacional en 2009. Internamente, a los Hutíes se les acusa de buscar poner en práctica su ley religiosa en Yemen, contando con el apoyo financiero de Irán. Así mismo, los Hutíes acusaban al gobierno de Arabia Saudita de dar apoyo al dictador derrocado Saleh, quien después se les unió, pero fue posteriormente asesinado como traidor. Saleh había buscado apoyo en los Hutíes para derrocar el presidente Hadi elegido como candidato único y apoyado militarmente por el gobierno de Riad desde 2015. Voceros Hutíes manifiestan que Estados Unidos ha intervenido abiertamente en el conflicto desde el 14 de noviembre de 2009 mediante ataques aéreos.

A lo largo del conflicto se ha podido observar, que el debilitamiento de las estructuras institucionales y la inestabilidad política en Yemen, han sido aprovechas para que grupos terroristas se instalen en el territorio, como Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQOA) y Ansar – al – Shairia, lo que hace que en la actualidad se tenga a Yemen como un estado fallido.

Esquemáticamente se puede enunciar que el conflicto en Yemen, se encuentran presentes los siguientes actores: La insurgencia Hutíes de origen Chií - Zaydíes a la cual se unió el ex dictador Saleh para derrocar al presidente Haidi impuesto como candidato único por Riad.

La insurgencia Hutíes se dice es apoyada por la República Islámica de Irán. Sin embargo Yemen no es tan próximo geográficamente como Iraq, ni es una nación que coincida con su ideología. Los iraníes profesan el chiismo duodecimano o imaní, mientras que los hutiés son chiitas zaidíes y aspiran a establecer el imamato Zaidista en el país. Si bien no son opuestos, son dos ideologías diferentes.

Las fuerzas suníes, algunas de ellas apoyadas por el grupo terrorista AQPA (Al Qaeda de la Península Arábiga una de las ramas regionales más activas de Al Qaeda) y Arabia Saudita el mayor exportador de petróleo del mundo y principal poder sunita.

Los Estados Unidos busca combatir a Al Qaeda de la península Arábiga en combinación con ataque con drones, antierrorismo local y asistencia en materia de seguridad.

Los crecientes lazos comerciales entre el Gobiernos de los Estados Unidos y Arabia Saudita

Yemen comparte frontera terrestre con el Reino Arabia Saudita y el Sultanato de Omán, se encuentra rodeado por el mar Arábigo (Océano Indico), el golfo de Adén y el mar Rojo. Es un país bicontinental ubicado entre Oriente Próximo y África porque la isla de Socotra se encuentra en plataforma continental africana. Su posición geoestratégica, ha colocado a Yemen en la mira hegemónica desde los inicios de la civilización y como vemos, hasta nuestros días, lo que la tiene inmersa en una guerra fría regional entre dos bloques, donde más que un juego religioso, lo que realmente se presenta es un verdadero juego político y económico y más aún en una época de globalización donde los estados se desdibujan, porque lo que domina el mundo son los mercados.

(Google)

La república de Yemen se encuentra dentro de los intereses en la competencia geopolítica moderna por la hegemonía en Oriente Próximo, entre los colosos de la República Islámica de Irán y el Reino de Arabia Saudita, así como del control de las rutas de los mercados del petróleo, en los golfos pérsicos y de Adén, disputa que tiene sumida la región en la denominada Guerra Fría del Medio Oriente (Huntington, 1997), con efecto en las guerras asimétricas en Siria y Yemen, en menoscabo de los derechos humanos e instrumentando a la sociedad civil.

Después del ataque a objetivos civiles en Yemen, Trump en Enero de 2017 (EFE, Washington y Riad sellan su relación con un acuerdo militar multimillonario , 2017) el presidente norteamericano suscribe con el Rey Saudí Salman Bin Abdulaziz, un acuerdo para la venta de armamento por valor de US$ 110.0000 millones ( 98.000 millones de Euros) , el mayor en la historia militar de los Estados Unidos de Norteamérica.

En su vista a territorio saudí, el primero en su salida al extranjero, Trump llegó con el lema ̈paz, estabilidad y negocio ̈ (País, Trump en Arabia: Negocios y Guerra, 2017) ̈negocios ̈, que no sólo beneficia a la industria armamentista norteamericana, si no en lo personal, a los de su yerno Jaded Kusmmer, a quien la prensa norteamericana atribuye un rol de mediador en los cierres financieros de los contratos con las principales compañías de armamento de los Estados Unidos, y que en la gira de Trump por Arabia Saudita – Israel, asistió junto con su esposa Ivanka Trump en calidad de asesor. (Saenz, 2017)

Lo irónico de la visita, es que en lo concerniente a ̈paz ̈ del lema con el que arribó Trump a Riad, en nada parece ajustarse a la realidad cuando, ̈el negocio ̈ de la vista precisamente se centraba, en la venta de un poderoso armamento militar estadounidense que comprende 84 aviones F-15 SA, 150 helicópteros Black Hawk Apache, navíos de guerra, blindados, tanques, bombas guiadas de alta precisión y un sistema de radar diseñado para derribar misiles balísticos, armas ligeras, el mantenimiento de 115 tanques M1A2, cuatro buques de guerra, sistema de defensa antimisiles THAAD, seguridad marítima, radares, comunicaciones y tecnología de seguridad cibernética. (Sanz, 2017)

Además de lo anterior, son muchos ̈los negocios ̈ que Arabia Saudita tiene con los Estados Unidos. Los saudíes otorgaron permiso a más de 19 empresas norteamericanas para invertir en el Reino en campos como el financiero, el tecnológico y farmacéutico. Por ejemplo, General Electric anunció acuerdos por más de US$ 15.000 millones. Dow se encuentra autorizado para invertir en un 100% de su capital.

Aprovechando la gira de Trump, se realizó un foro de directores ejecutivos de los dos países, representando un total de 50 empresas saudíes y 40 norteamericanas y no podría faltar Citibank quien entrará a controlar el 100% de la inversión saudí. (EFE, Arabia Saudí otorgó permiso a 19 empresas de EE.UU para invertir, 2017) Así las cosas, la realidad de la gira de Trump por Arabia Saudí se traduce en una ̈estabilidad y paz ̈ para los ̈negocios ̈ de las dos naciones.

Habiendo reforzado los lazos comerciales con países amigos como Arabia Saudita, la intención de Trump de unir al mundo civilizado, como lo anunció en su discurso de posesión, su lucha contra el terrorismo islámico radical de Al Qaeda de la Península Arábiga, y los ataques militares en Yemen, tienen como verdadero objeto, extender su dominación comercial en el mundo árabe.

La alianza Washington – Riad, para afrontar el conflicto por el control de Oriente Próximo, es una clara amenaza para Irán, a quien se le acusan de avivar los conflictos sectarios y del terror en el Líbano, Irak, Yemen, y de apoyar los crímenes de Bashar al –Asad en Siria, esto porque para los Estados Unidos, Irán financia, rearma y adiestra terroristas, milicias y grupos extremistas que esparcen el caos por la región, no así, sus contratos de ventas millonarias de armamento a los Saudiés que se utilizan en Yemen.

Trump simultáneamente, sella en su gira una alianza con Israel, a quien visitó en su correría, conformando de esta manera un trio de unificación de intereses y determinado de esta forma el gobierno norteamericano, el destino geopolítico de la región en el periodo de mandando de Donald Trump.

LOS INTERESES DE ARABIA SAUDITA Y EE.UU EN EL GOLFO DE ADÉN.

Entre los intereses que tiene Arabia Saudita, en alianza con los Estados Unidos e Israel sobre el territorio de Yemen, es la jurisdicción que este país tiene en el mar de Arabia en el océano índigo y el mar Rojo, concretamente en el Golfo de Adén, erigiéndose de esta forma, como un paso obligado para el comercio entre Asia, África y Europa, una posición geoestratégica ancestral y que para los ̈negocios ̈ del gobierno de Trump en la actualidad resultan de vital importancia controlar.

(Google, s.f.)

El Reino de Arabia Saudita tiene acceso al océano índigo mediante dos rutas. Una de ellas, la constituye su paso por el estrecho de Bab el Mandeb, el cual se encuentra bajo jurisdicción Eritrea y Yemaní, la que conduce al Golfo de Adén. La segunda, es a través del Golfo Pérsico, el cual comparte con su archirrival regional Irán, quien controla el estrecho de Ormuz.

El Golfo de Adén, se encuentra ubicado entre el Cuerno africano y la península arábiga, limitando con los estados de Yemen en donde se encuentra ubicado el puerto de Adén que da origen al nombre del Golfo, Yibuti y hacia el norte con Somalia, quienes ejercen actividades de piratería en el Golfo de Adén. (Mundo, 2017)

A finales del siglo XX los piratas somalíes se dedicaban a la pesca artesanal, pero con la caída del dictador Mohamed Siad en 1990, Somalia se sumió en una grave crisis económica que llevó a la constitución de organizaciones delincuenciales dedicadas a la piratería marítima como búsqueda de un nuevo sustento, atacando flotas extranjeras que se dedicaban a la pesca ilegal en el Golfo y al vertimiento de sustancias tóxicas y residuos nucleares. (Televisa, 2017)

Desde otra óptica, podría decirse que los piratas somalíes en sus inicios ejercían actos de soberanía sobre sus costas, al atacar las flotas extranjeras de pesca ilegal y de contaminación ambiental, situación que obviamente no iba a ser interpretada de esta manera por el mundo occidental, porque además de las embarcaciones de pesca, por el Golfo de Adén transitan cada día, más de 3.2 millones de barriles de petróleo. (RT, 2013)

La situación de Somalia se recrudeció tras la invasión que ejerciera Etiopía en el año 2000, lo que condujo al incremento de actividades de piratería marítima, sumándose al secuestro extorsivo de tripulantes de la embarcaciones extranjeras y por lo tanto, la actividad de piratería ha sido calificada en el sistema internacional como un fenómeno regional de alcance global, con un alto impacto económico (Martin, 2015) para las grandes potencias y sus mercados.

Para el año 2009 la organización International Maritime Bureau's Piracy Reporting Center (Services, 2009) la cual, es un departamento de la Cámara de Comercio Internacional, la organización de comercio internacional más grande del mundo que protege los intereses de la empresa privada, denunció que los 102 ataques de piratería del primer trimestre del año 2009, 61 se consumaron por piratas somalíes. De esta forma, el Golfo de Adén que rodea la República de Yemen se coloca en la mira de los intereses comerciales globales para lograr su pacífico control a fin de normalizar su tránsito. No en vano el Presidente Haidi impuesto por Arabia Sauidita, gobernó desde el puerto de Adén y la nueva alianza comercial de Trump con el gobierno de Riad requiere un tránsito tranquilo por el golfo. International Maritime Bureau's Piracy Reporting Center

La denuncia de generó como reacción que la entonces Secretaria de Estado de los Estados Unidos Hillary Clinton, (EFE, Hillary Clinton anuncia cuatro medidas inmediatas para combatir la piratería en Somalia., 2012) el incremento de la vigilancia de las aguas somalíes y el decomiso de los elementos que le fueran encontrados a los piratas, además de imponer sanciones a las empresas que les vendieran armas o equipo de comunicaciones, de las que se tiene identificado a miembros del Daesh y Al Qaeda, objetivos del interés para el gobierno norteamericano, quien desde 2008 contaba con autorización del Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas para que junto con Francia, ingresaran al mar territorial de Somalia bajo el pretexto de combatir la piratería (Consejo de Seguridad, 2008), cuando en la realidad se encontraban realizando actos de violación de la soberanía en Somalia independientemente de la causa que se invocara.

Así las cosas, desde mucho antes que en la República de Yemen estallara el conflicto civil, los Estados Unidos de Norteamérica venían ejerciendo actos de control en la región, los cuales sella con la alianza estratégica que Trump realiza con el rey saudí y el Estado de Israel

en 2017.

Uno de los intereses de Arabia Saudita en Yemen, con quien comparte una extensa frontera, es el escalonado ascenso que han tenido los hutíes de origen chií en Yemen, de quien se dice, son financiados por Irán, lo que representa una tensión para Arabia Saudí quien decide conformar la denominada ̈coalición ̈ integrada principalmente por Estados árabes sunitas, principalmente Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Egipto, Marruecos, Sudán, Sengal y Jordania, países que además de participar en incursiones aéreas en Yemen, han envido tropas para combatir en el terreno, dejando claro entonces, que la lucha interna en el islam, es contra la que representa la corriente Chií que predomina en Irán. La denominada ̈Coalición ̈ de Arabia Saudita, ha recibido apoyo logístico y de inteligencia de Estados

Unidos, Reino Unido y Francia. (BBC, 2017)

La atención de Arabia Saudí al iniciar las operaciones militares en Yemen, se centró en las milicias Hutiés que arribaron a la ciudad portuaria de Adén. Aunque Yemen es un país que produce menos petróleo que Dinamarca, su posición geoestratégica le otorga un papel preponderante en la distribución del petróleo a nivel mundial.

Los países miembros de la denominada ̈Coalición ̈ acusan a Irán de instrumentar a los Hutiés como una herramienta de poder sobre el control del petróleo. El acceso al poder por parte de las milicias Hutiés en Yemen, evidentemente impactaría la relación entre las empresas petroleras de los países situados en el Golfo Pérsico, que son los mayores exportadores del mundo. Así lo manifestó el analista John Vautrain de Bloomber, ̈Miles de barriles de petróleo en Yemen no son noticia, pero millones de barriles de Arabia Saudí, si tienen

importancia ̈ (Economista.es, 2015)

UNA MIRADA DESDE EL PASADO A LA REPÚBLICA DE YEMEN

La situación geoestratégica de lo que hoy es la República de Yemen, la coloca desde la antigüedad y en la actualidad como un paso de cruce de caminos entre África, Oriente y Asía, inicialmente como una antigua ruta de las especias y en nuestros, días como la región donde se desarrolla una de las mayores actividades del comercio internacional de gran interés para

los mercados occidentales.

Los historiadores, sitúan el Reino de Saba en el territorio de lo que hoy es Yemen. La única fuente que proporciona la posible de existencia de ese reino, es la Biblia en el antiguo testamento aproximadamente en el siglo X AC. De la reina de Saba no se conoce nombre, sólo se refieren al lugar del que provenía, como un importante punto comercial de la época, como lo es actualmente el territorio de la República de Yemen, dada su jurisdicción en el mar de Arabia.

Sobre la visita que hizo la reina de Saba al Rey Salomón, los investigadores consideran que se trató de una visita en la que se buscó ̈negociar ̈ los peajes que los comerciantes del sur de Arabia debían cancelar a los judíos, en la denominada ruta del incienso. Sawba es conocida como la capital del incienso. Los textos asirios también colocan en relevancia a Saba y su capital pre- islámica Marib ( 950 – 11 AC) , como el punto de comercio entre el sur de Arabia y el mundo occidental. (Martinez Rodriguez, 2007). Así desde los inicios de la civilización el territorio de lo que en la actualidad es la República de Yemen, se tiene como uno de los puntos importantes para el comercio, regional y mundial.

La reina de Saba, es conocida en la tradición islámica como Bilquis o Balquis un reino poderoso económicamente, que hoy contrasta en lo que se encuentra sumido Yemen, el país más pobre de la península arábiga. El Sabeo, fue un pueblo semita que llegó a lo que hoy es la República de Yemen en el siglo VIII A.C. según crónicas asirias, ingresando por el norte del país.

Los Sabeos (Saleh, 2010) hicieron que Sabá floreciera como un importante punto comercial desde donde se trasportaba vía marítima al mediterráneo cargamentos de incienso, mirra, oro, ébano, marfil, seda y piedras preciosas, obteniendo de esta forma el control del lucrativo tráfico de especies, disputado entre los siglos XII AC y VI por las dinastías de los mineos, los sabeos y los himyaritas.

Los Sabeos durante el siglo VII sostuvieron una complicada relación con sus vecinos del reino himyarita, (Bendriss Yassine, 2013) que después de atravesar periodos de luchas y conquistas, lograron convivir como un reino dual, lo cual puede verificarse en la ciudad de Thula en donde se encuentran vestigios de las culturas himyarita y sabea en una ciudad – fortaleza a 2.6000 metros de altitud.

El monopolio de las rutas marítimas en el Golfo de Adén, que se mantuvo bajo control dual de Sabeos e Hinyaritas hasta el siglo XVII cuando comerciantes franceses, ingleses y portugueses escucharon a hablar de una bebida conocida con el nombre de ̈oro negro ̈ que hoy conocemos con el nombre de café, el cual se empezó a exportar al mundo por el puerto Yemaní de Moca ubicado en el mar rojo, dando origen de esta forma al denominado café mocha alusivo al tamaño de los granos de café muy similar a los del cacao.

La dinastía himyarita (homeritas para los griegos) fue una tribu de las montañas del extremo suroccidental de lo que hoy es la República de Yemen, establecieron su capital en Zafar a 130 Kilómetros de Saná. Los himyaritas eran unos hábiles guerreros y constructores de fortalezas para defenderse de los ataques beduinos. Uno de los jefes de la dinastía himyarita Shamar Yuharísh logró unificar a Yemen en las últimas décadas del siglo III. Fueron derrotados por el reino Aksum de Etiopía quienes gobernaron Sabá entre los años 340 a 378 D.C. Los himyaritas recuperaron su territorio en el año 575.

Los himyaritas dominaron el territorio hasta la llegada del islam en el siglo VII para el año 628 cuando el quinto sáprata sasánida de Al – Yaman se convirtió al Islam, razón por la cual, los historiadores utilizan el término himyarita a todo monumento preislámico en Yemen, sin importar su ubicación o fecha de construcción. Con la incorporación de Yemen al nuevo imperio musulmán en expansión, Yemen pasó a formar parte de los califatos árabes, dependientes de Damasco, Egipto y posteriormente de Bagdad.

En el siglo XV Portugal se apodera del puerto de Adén instalando un enclave fortificado en la isla de Socotra, el que le es arrebatado por los británicos en 1831. No obstante, en el siglo XVII Ibn Saud fundador de la dinastía saudita, había anexado a Yemen, quien brevemente pasó a dominio egipcio en el primera mitad del siglo XIX.

La República de Yemen conserva una riqueza arqueológica y un patrimonio arquitectónico (Aguirre, 2006) en su capital Saná, una de las ciudades más antiguas del mundo, data del siglo VI AC su fastuosa arquitectura vernácula de edificios de ladrillo, piedra y adobe bellamente decorados, fue incluida en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco en el año de 1986, Organización especializada de la ONU que en 2015 incluyó a la ciudad de Saná en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro, sin que nada haga la organización para que allí cese el conflicto y sin ningún pronunciamiento frente a la venta de armamento estadounidense a Arabia Saudita.

EL IMPACTO DEL ISLAM EN YEMEN.

Con la llegada del Islam a Yemen en el año 630, se iniciaron las construcciones de las mezquitas en Janad y la Gran Mezquita de Saná, dividiéndose ahora su pueblo, ya no solamente teniendo en cuenta el factor geoestratégico, sino sumando el religioso en un 58% de sunitas que se ubicaron en el sur del territorio y 42%, los chiitas – Zaidis en el norte y noroeste y 2% de Ja ́fari en los principales centros del norte como Saná y Ma ́rib.

Pero fueron los Chiitas – Zaidista de las tierras altas, los que ostentaron la dominación de la vida política y cultural en el norte de Yemen durante siglos, haciendo que antes que estallara la guerra civil se encontrarán aun representando el gobierno y unidades de las fuerzas armadas cuando su pueblo se encontraba en una precaria situación socioeconómica.

El zaydismo toma su nombre de Zaid Ibn descendiente de Mahoma, cuentan con una escuela jurídica propia, en la que por ejemplo, la condición de Imam no se obtiene por herencia sino por la valentía personal y espiritual sumado a un vínculo de parentesco con Alí. El Zaydismo reconoce el libre albedrio y no le reconoce cualidades sobrehumanas a sus imames, podría decirse que los Chiitas Zaidistas son la corriente liberal del islam. (Morales)

Pero la amenaza político – religiosa para Yemen se inicia a gestar en el año XVIII con la creación de la corriente del Wahabismo fundada por Muhammad Ibn ́Abd al – Wahhab que toma un importante auge, gracias a su relación con la casa real Saudí que pertenecen a los musulmanes suníes y que gracias a sus enormes riquezas derivadas de las exportaciones de petróleo se han dedicado desde los años 70 a expandir por el mundo su corriente religiosa mediante la construcción de escuelas y mezquitas, contando con el apoyo de Qatar, tornándose de esta manera el Wahabismo en una corriente política – religiosa y económica en expansión de alcance global con excepción en de Irán, el rival de Arabia Saudí y los hutíes en Yemen.

El Wahabismo como corriente política – religiosa y económica es de corte conservador, frente al Zaydismo - Chíi, el cual ataca y combate por libertario. El norte de Yemen fue gobernado por los imames zaydies hasta su proclamación como la República Árabe de Yemen en 1962, llamados hutíes poseen una identidad zaydí y son los que en la actualidad ataca militarmente Arabia Saudita con armas norteamericanas.

YEMEN EN EL SIGLO XX

Sólo después de la segunda guerra mundial, Yemen pudo lograr su independencia retornado a ser el reino que fue en el pasado, en lo que se refiere a su territorio, por cuanto que en lo que respecta a su riqueza, Yemen atraviesa problemas sociales y económicos que motivaron sus conflictos internos revolucionarios, hasta que éste se tornó en Internacional con la intervención de Arabia Saudita y los Estados Unidos. Después de su unificación, se iniciaron incidentes fronterizos con su vecino Arabia Saudita a quien tuvo que entregar la región de Asir. En 1945 ingresa Yemen ingresa a la Liga Árabe y en 1947 a la ONU.

Durante el siglo XX Yemen vivió una guerra interna auspiciada por intereses extranjeros. La República Árabe de Yemen conocida como Yemen del Norte obtenía respaldo de Arabia Saudita.

En la zona de Adén se registró una negociación entre los rebeldes y sus colonizadores británicos que culminó en 1967 con el surgimiento de la República Democrática Popular del Yemen o Yemen del Sur, el primer estado comunista árabe que contaba con el apoyo de la Unión Soviética.

La guerra no permaneció ajena al territorio del antiguo Reino de Sabá, los enfrentamientos entre los dos estados se recrudecieron durante la década de los 70. Sólo hasta 1990 las repúblicas se funden en una sola y nace de esta forma la República de Yemen, a quien se le impuso como presidente a Alí Abdula Saleh quien, desde 1978 era el presidente de Yemen del Norte.

Hacia 2011 aún con Saleh en el poder, quien planteaba una reforma constitucional para convertirse en presidente vitalicio o la sucesión de su hijo, Yemen se contagia de las revueltas que se inician el 27 de Enero de 2011 logrando derribar el gobierno de Saleh a quien se le comparaba por los rebeldes con los derrocados presidentes de Tunez Ben Alí y Mubarak en Egipto. (Velga Rodriguez, 2014)

Yemen, un país con una economía donde la mitad de la población vive con menos de US$2 diarios o menos, una tercera parte sufre de hambre crónica, ocupando el puesto 146 en el índice de corrupción en 2010 (Mundial, 2010), y en el puesto 15 en el índice de los estados fallidos. Saleh entrega entonces el gobierno a su vicepresidente Hadi, en unas elecciones con candidato único, saboteadas por los Huties, en las que Hadi representaba los intereses de Arabia Saudita, en un gobierno en transición, en un momento donde el neoliberalismo marcó una crisis económica mundial.

Para el 2014 los Hutíes demandaron las conformación de un gobierno diferente al de Hadi, anunciando la eliminación de los subsidios de la gasolina, y tomándose en el mes de septiembre la capital Saná, en un golpe de estado, porque prácticamente se verificó la no actuación de la fuerzas militares para contrarrestar la arremetida hutíes, instalándose en Yemen dos gobiernos paralelos uno en el norte y otro en el sur, con las graves situaciones de legitimidad que ello conlleva y renaciendo el clamor cesionista en las ciudades como Adén, Hadramut, abyan y Ta ́iz.

En Yemen se empezó a notar la presencia de mercenarios latinoamericanos con uniforme y signos de distinción de Emiratos Árabes en la zona sur del país, en su gran mayoría colombianos, que bajo la promesa de un salario en dólares, desertaron de las filas del Ejército Nacional para emprender el sueño árabe, en una actuación que se enmarca en la posible comisión de trata de personas y frente a la cual, la cancillería Colombiana jamás se pronunció.

Los conflictos internos permanecen en Yemen entre los simpatizantes del derrocado Saleh y el presidente Hadi, al que se le agregó el componente religioso, cuando Saleh decide unirse a los Hutíes para expulsar a Hadi del gobierno yemaní, logrando dominar la capital, actuación que se afirma, contó con el apoyo de Irán.

En el movimiento revolucionario en Yemen, las mujeres cuentan con una especial participación encabezando por Karman, miembro de Islah y premio nobel de paz en 2011 – Alma – Al –Basa, Fardia Salith Al Yarimy, Yamila Raya y Arwa Abdo. (País, Feministas yemeníes en primera línea, 2017).

Llama la atención, que las referencias sobre éste conflicto siempre se centra en la actuación de los Hutíes, a quienes acusan de contar con el apoyo de Irán, sin que se haga referencias expresas a las actuaciones de la coalición, ni mucho menos las de AQPA una fracción de Al Qaeda fuertemente atacada por la política de drones estadounidenses en Yemen, ni de la posible consolidación del DAESH en el suroeste de Yemen. (Internacional, 2017)

Desde 1992 se empezó a notar la presencia de AL Qaeda en el sur de Yemen y de otros grupos afines como Yihad Islámica en Yemen y el ejercito ADEN – Abyan. Con la desestabilización del gobierno en 2011, el territorio de Yemen vio germinar la expansión de Al Qaeda, quienes se disputaron con los Huties el control territorial y la demarcación de áreas de influencia. La presencia del DAESH con quienes Al Qaeda tiene profundas diferencias, sólo se pudo verificar su aparición hacia el año 2014 con diferentes ataques en la ciudad de Adén, agravando el conflicto donde el sectarismo empezó a ganar terreno.

El presente conflicto en Yemen se enmarca dentro de la tipicidad de un escenario de guerra indirecta entre Irán y Arabia Saudita, que se extiende a otros escenarios como Siria, Irak y Barein. En todos estos países, se iniciaron revueltas civiles como manifestación de resistencia a los gobiernos de turno, pero rápidamente tomaron un giro inesperado agudizando la situación de conflicto interno, cuando Arabia Saudita, Qatar y Emiratos Arabes empezaron a financiar a los revolucionarios con tendencia wahabí dentro de su proyecto de expansión de su corriente religiosa a nivel global.

No cabe la menor duda de la clara intervención de Riad en la crisis de Yemen, no sólo en el siglo XXI si no a lo largo de toda su historia, la dependencia política y económica que tuvo Haidi con Arabia Saudita es evidente. De otro lado, no se tiene claridad sobre la real y efectiva intervención de Teheran frente a los hutíes pero la resistencia que le viene haciendo a la invasión de Arabia Saudita la hace suponer.

Arabia Saudita a utilizado el conflicto en Yemen para acusar a Irán en su proyecto de expansión de su revolución islámica, de buscar iranizar a Yemen, acusación que comparte Israel y que aprovecha el gobierno de Riad con el objeto de debilitar a su rival geopolítico con el apoyo de los Estados Unidos.

Al elevar a la categoría de poxy de Irán a los huties, sirve para colocar el conflicto de Yemen al nivel de las tensiones internacionales, ignorando por completo su contexto histórico, pero que permite la intervención de potencias extranjeras de occidente, como por ejemplo al venderle millonarios armamento a Arabia Saudita. Es probable que Irán hubiese enviado armamento a los Huties, pero ningún organismo internacional así lo refiere. La clase y cantidad de armamento con el que cuenta el ejercito de Yemen que apoya a los Huties hasta ahora se desconoce y no se refiere de un posible contrabando de armas proveniente de África.

Como se ve, la magnitud del conflicto y consecuente crisis humanitaria en Yemen, no es de importancia para el mundo occidental quien ve en Yemen, la posibilidad de asegurar las rutas de su comercio mundial.

Llama la atención, que según los registros el conflicto en Yemen no puede catalogarse como un simple enfrentamiento Sunní/Chií. Al respecto se tiene, que no todos los Zaydís apoyan a los Huties, ni todos los sunníes apoyaban a Hadi y por consiguiente a Arabia Saudita, lo que desdibuja entonces que la calificación del conflicto en Yemen, corresponda a una guerra indirecta.

Lo que es cierto, es que las potencias ajenas a la región son actores de este conflicto, con un claro discurso velado. Estados Unidos por ejemplo, ofrece públicamente apoyo económico, reformas al sector seguridad y apoyo a los diálogos, pero también públicamente, pero ante el silencio de los medios de comunicación, Yemen es su escenario de una supuesta guerra contra el terrorismo poniendo en marcha su campaña de drones. Yemen es visto por los norteamericanos como el patio trasero de Arabia Saudita, por eso guardaron silencio ante su intervención en 2015 y suministran armamento.

De esta manera, el discurso de posesión de Trump y su viaje de negocios a Arabia Saudita e Israel, fueron actos que repercutieron directamente en el conflicto en Yemen. Porque lo que en la práctica hizo el gobierno norteamericano, fue suministrarle armas a Arabia Saudita para prolongar indefinidamente la guerra en Yemen.

La posición Rusa frente al conflicto en Yemen, ha sido más civilizada. Criticó públicamente la intervención militar de la Coalición en 2015 y por lo menos se abstuvo de votar la resolución 2216 de 2015 de Naciones Unidas, que impuso un embargo de armas a los Hutíes y le exigía su retirada de ciertos y determinados territorios, especialmente, los que registran pozos de petróleo. Embargo, que curiosamente beneficiaba a Arabia Saudita, el amigo de los Estados Unidos.

Pero lo cierto es, que las actuaciones en el sistema internacional se mueven por los intereses, ya que se piensa que Rusia tiene intención de construir una base naval en Yemen para facilitarse su acceso al mar rojo, por eso se muestra como un tercero imparcial, que mantiene excelentes relaciones con Arabia Saudita en sus temas afines como el petróleo, Siria y acuerdos militares.

Lo grave del conflicto en Yemen, es que no registra un verdadero tercero imparcial, razón por la cual fracasaron, la mesa de Ginebra en Junio de 2015 y la Kuwait en Agosto de 2016. Arabia Saudita forma parte activa del conflicto, al igual que los Estados Unidos y hasta la misma ONU que mediante la resolución R2216/15 omite sancionar la actuación de la coalición, en especial de Riad, resolución del Consejo de Seguridad (Medina Gutierrez, 2017) que lo que en verdad representaba, era su implementación en el terreno, tal y como lo reconoció el mismo Haidí en la cadena Al-Arabiyya. Mientras no cesaran los bombardeos en Yemen, en la practica es imposible poder en simultáneo, adelantar alguna negociación.

En el conflicto en Yemen, más de 10.000 personas han fallecido y 18.8 millones requieren ayuda humanitaria, de los cuales 10.3 millones, necesitan ayuda urgente. Un brote de cólera se inició y controló en Octubre de 2016, pero se reactivo en abril de 2017 contagiando a más de 500.000 personas, sin que según la UNIEF se tenga la esperanza de poder controlar. (conflicto, 2016)

En Yemen 14,4 millones de personas no tienen acceso al agua, situación que empeora con los constantes bombardeos que destruyen los precarios acueductos locales. La escacez de combustible, complica la situación, porque muchas bombas de aguas requieren combustible para su funcionamiento. 17 millones de personas sufren inseguridad alimentaria y 2 millones de malnutrición aguda, sobre todo la población infantil. En la actualidad Yemen se encuentra bloqueada por la Coalición que encabeza Arabia Saudita, impidiendo que la ayuda humanitaria llegue por sus puertos.

La administración Trump prohibió el ingreso de nacionales de Siria, Irán, Libia, Somalia, Sudám y Yemen a territorio norteamericano. Orden que fue ratificada por la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos. La nueva administración de la ONU en septiembre de 2017, autorizó la creación de una comisión independiente para investigar crímenes de guerra y de lesa humanidad, teniendo como objetivo determinar la responsabilidad de Arabia Saudita y de los países de la coalición en el conflicto en Yemen. Para la ONU Arabia Saudita es responsable de por los menos 683 muertes en Yemen. Pero deberá tener presente que el conflicto en Yemen no es un tema de la agenda humanitaria, es un conflicto de naturaleza y solución política.

CONCLUSIONES:

El conflicto actual en Yemen es el resultado desafortunado de la política de quienes ostentan el poder en el país. Además de haber atravesado una larga dictadura, su política de transición fracasó, así como el dialogo nacional después de la primavera árabe en 2011, porque después del aparente derrocamiento de su presidente Saleh, lo que en la practica se presentó fue el mantenimiento de las fuerzas tradicionales en el poder, con un ejército interno fracturado. De esta manera las aspiraciones revolucionarias del país en búsqueda de una transformación, se vieron frustradas, ante el apoyo de la ONU, Estados Unidos y la Unión Europea.

Entender que el conflicto Hutíes, es un conflicto mayor en desarrollo de rivalidades regionales e internacionales y catalogarlo como un escenario de guerra indirecta o de una simple rivalidad sunni/chií es insuficiente, para un conflicto que como se pudo exponer, corresponde a un variado contexto en Yemen y desdibujan las diferencias políticas internas del país.

Hay que reconocer que en Yemen, existe un sentimiento cesionario propio que nace desde la unificación de Yemen del Norte con Yemen del sur en una actuación impuesta, para dos territorios que cultural y religiosamente resultan diferentes.

La solución se enmarca en el reconocimiento de la existencia de una verdadera dispariedad regional que indiscutiblemente debe resolverse, en beneficio de los propios intereses yemanies y no de los intereses de potencias del extranjero. Los líderes internos de los extremos del conflicto deben trabajar como nación para poder sacar el país adelante, situación que se desdibuja con la globalización, donde este tipo de expresiones no existen, pero sólo la solución política está en manos de los Estados y las organizaciones Internacionales.

De otro lado, la germinación de actores violentos en territorio Yemaní como Al Qaeda y el Daesh agudizaron la profunda crisis por la que atraviesa el país, dando motivo a potencias extranjeras para su intervención, ante la mirada indolente de la ONU.

Como se pudo ver, a lo largo de la historia la hoy Republica del Yemen se sitúa en una posición geoestratégica que incita a la confrontación, con el objeto de lograr el control del mar de arabia que baña las costas del Yemen. La actuación de los organismos internacionales, la inexistencia de un organismo región que defienda los intereses de Yemen, llevan a concluir que posiblemente el destino de Yemen, es que su territorio sea absorbido por el Reino de Arabia, anexando para sí la tensión del movimiento revolucionario Hutíes que con dignidad a afrontado varios años de guerra.

La indiferencia del mundo occidental frente al conflicto por el que atraviesa Yemen, tiene su posible explicación en que en un mundo global, los que ostentan el poder son los mercados, y por esto, más que una solución política a corto plazo del conflicto, lo que en la práctica se ve, es la intervención de las potencias regionales para lograr la dominación de la jurisdicción que ostenta la república de Yemen, en el mar de Árabia como un canal conductor del océano Indico con el mar rojo, quizá en la actualidad el único patrimonio de importancia con el que cuenta Yemen para el interés del mundo occidental.

* Abogado Penalista, investigador judicial. Alumno de la cátedra de Sistema Internacional en la Maestría de Estrategia y Geopolítica en la Escuela Superior de Guerra.

Bibliografía

Times, T. N. (2017). El discurso ignagural de Donald Trump Completo con analisis y comentarios .

UNICEF-, F. d.-2. (s.f.). Yemen: La pobreza, el hambre y las enfermedades, roban a los niños su infancia. Saná, Yemen.

EFE. (2017). Washington y Riad sellan su relación con un acuerdo militar multimillonario . El Cairo , Egipto.

País, E. (20 de Mayo de 2017). Trump en Arabia: Negocios y Guerra. El País. Martin, P. M. (23 de Abril de 2015). La piratería marítima, un fenomeno de indole regional

y alcance global. Naturaleza e impacto económico. Instituto Español de Estuidos

Estratégicos, 42. Services, I. C. (2009). ICC Comercial Crime Services. Obtenido de ICC Comercial Crime

Services: https://www.icc-ccs.org Expansión, a. C. (27 de Enero de 2017). Donald Trump ataca Yemen, su primera operación

militar. Expansión. Sanz, J. C. (21 de Mayo de 2017). Trump firma en Arabia Saudi un contrato de venta de

armas de 100.000 millones. El Pais. RT. (23 de Agosto de 2013). Actualidad RT. Siete puntos estratégicos para el transporte de

petróleo por vía marítima. Recuperado el 4 de septiembre de 2018, de Actualidad RT.

Consejo de Seguridad, N. U. (2008). Resolución 1851/2008. Gomez Isa, F. (s.f.). Los ataques armados con drones en el derecho internacional (Vol.

67/1). Madrid, España: Revista Española de derecho internacional . Google, M. (s.f.).

Huntington, S. (1997). El choque de las civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial (Primera ed., Vol. 1. edición). (H. G. Garcia, Trad.) New York, New York, EEUU: Paidós.

Google, M. (s.f.). Mundo, E. (04 de 10 de 2017). Vuelven los piratas de Somalia. Televisa. (23 de Mayo de 2017). Desechos nucleares: El origen de los piratas moderno.

Televisa New . Saenz, J. C. (21 de Mayo de 2017). Trum firma en Arabia Saudí un contrato de venta de

armas de 100.000 millones de dolares . El Pais. EFE. (20 de Mayo de 2017). Arabia Saudí otorgó permiso a 19 empresas de EE.UU para

invertir. El Mundo. BBC, n. M. (27 de Diciembre de 2017). 5 claves para entender que está pasandoen Yemen,

el país en guerra civil donde se enfrentan Arabia Saudita e Iran, las dos potencia de

Medio Oriente. Economista.es. (2015). El Economista.com . Obtenido de Materias Primas :

http://www.eleconomista.es/materias-primas/noticias/6587651/03/15/Que-esconde- la-intervencion-de-Arabia-Saudi-en-Yemen-La-guerra-interna-en-la-OPEP- continua.html

Martinez Rodriguez, A. (2007). La reina de Saba, Personaje entre la Historia y el Mito que previve en la semana santa de Lorca. En A. Martinez Rodriguez, La reina de Saba, Personaje entre la Historia y el Mito que previve en la semana santa de Lorca (págs. 157 - 170). Alberca, Lorca.

EFE. (16 de Abril de 2012). Hillary Clinton anuncia cuatro medidas inmediatas para combatir la piratería en Somalia. EFE.

Saleh, W. (2010). Aproximación a los sabeos, minoria milenaria del medio oriente. Revista del Centro de Estudios Avanzado.

Bendriss Yassine, E. (2013). Breve Historia del Islam. Ediciones Nowtilus S.L. . Aguirre, M. (2006). Yemen: Un viaje a la Arabia profunda en tiempos turbulentos: Tribus,

velos e Islam. El Viejo Topo. Morales, J. (s.f.). Caminos del Islam . Ediciones Cristiandad. Velga Rodriguez, F. H. (2014). Yemen. La Clave Olvidada del mundo árabe. Alianza. Mundial, B. (2010). Banco mundial. Obtenido de

https://datos.bancomundial.org/pais/yemen-rep-del País, E. (16 de Junio de 2017). Feministas yemeníes en primera línea . Internacional, A. (Octubre de 2017). EEUU lanza su primer ataque aéreo contra Daesh en

Yemen . Medina Gutierrez, F. (2017). Yemen. Un escenario de guerra y crisis humanitaria. Revista

Universidad Externado de Colombia. conflicto, Y. L. (2016). CICR. Obtenido de Comité Internacional de la Cruz Roja . (s.f.).

#Yemen #Irán #ArabiaSaudita #EstadosUnidos #Rusia #Hutíes

23 vistas

© 2015 by entrecejo.wordpress.com.