© 2015 by entrecejo.wordpress.com. 

Angela María Mejía

Instructora del Sistema Río Abierto de Técnicas Psico-corporales para el Desarrollo Humano, Comunicadora Social especializada en Derechos Humanos, Género y Justicia Transicional y Educación para la Paz. En los últimos 4 años ha explorando diferentes técnicas psico-corporales mediante las cuales se hace del cuerpo un instrumento de bienestar y puerta de entrada al ser, una herramienta poderosa de autoconocimiento y crecimiento hacia una vida más plena, armónica y feliz.

El objetivo de sus sesiones-conferencia, consiste en hacer contacto consigo mismo, con las sensaciones corporales, mentales y emocionales, para descubrir las propias necesidades y encontrar el camino hacia la armonía corporal, mental, emocional y espiritual, a traves del Movimiento, por medio de la música, la danza, la voz y la relajación, con el fin de entrar. Este sentimiento de conexión consigo mismo, se expande naturalmente a una sensación de conexión con los demás y con el entorno, generando un sentido de pertenencia y de vínculo, que aumenta también la sensación de alegría y tranquilidad.

El movimiento tiene un gran poder sanador y relajante, ya que al activar nuestro cuerpo, poco a poco dejamos de enfocarnos en los procesos mentales y en el imparable discurso de la cabeza y accedemos a otros lugares mas espontáneos y fluidos que nos permiten que la energía circule adecuadamente, soltando bloqueos y liberando tensiones, revitalizándonos y generando estados de bienestar, felicidad y armonía.

El trabajo que propone el Sistema tiene como finalidad contribuir al desarrollo integral del ser humano. Es una invitación a una vida más plena y a gozar de todas las potencialidades de nuestro ser.

Temas de sus conferencias:   Favorecer la expresión a través del cuerpo y el movimiento, Desarrollar la creatividad. Flexibilizar el cuerpo y el pensamiento. Relajar y liberar tensiones. Desarrollar la conciencia corporal.  Promover la observación de sí. Favorecer la comunicación y el encuentro con el otro. Desplegar energía vital. Encontrar el propio camino, como deseo de vida.